Nuestro Equipo

Revolución de los lápices

Paula Talavera

Cornellá de Llobregat,1995.

Vivo entre Cornellá de Llobregat y Coma-Ruga. Graduada en Educación Infantil por la Universidad de Barcelona, no dudé en entrar a formar parte de la Revolución de los Lápices. Ante todo, necesitaba conocer a las pequeñas grandes personas y motivos por los cuáles trabajamos en el proyecto.
Después de mi estancia en el orfanato, creo que estoy preparada para ir a las escuelas, desmontar unos cuantos estereotipos y hacer entender que todos somos iguales porque todos somos diferentes.

No hay revolución posible sin comienzos difíciles, y creo firmemente que todo parte de la educación. Los niños son el futuro, y en nosotros, la sociedad, recae la responsabilidad de facilitarles las herramientas y motivación esenciales para crecer con espíritu crítico y ser el cambio que necesitamos.

A los niños del Ryvanz-Mia les sobran ganas de comerse el mundo, pero les faltan herramientas. Así pues, nace nuestro proyecto. Me siento afortunada de poder formar parte de ello y verles cambiar el mundo día a día, ya sea desde Ghana o Barcelona.

Tomé parte en el proyecto casi sin pensarlo, después de conocerles, de vivirles, de escucharles, de compartir con las chicas las tardes, siento que fue la decisión acertada.

Irene Bañeres

Barcelona, 1996.

Estudia Educación Primária en inglés en la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuando no estudia, trabaja de bar en bar.
Le encanta pensar en las utopías que puede conseguir hacer realidad con tan sólo pequeños granitos de arena.
Cree que los niños y niñas no son el futuro, cree que son el presente, y que sin presente no hay futuro.

 

Fue inmensamente feliz cuando dijo que sí a Un llapis per Ghana y supo que se encargaría de la Revolución de los lápices y que a estos se les llamaría “armas de instrucción masiva”.

Barcelona, 1996.

Estudia Educación Primária en inglés en la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuando no estudia, trabaja de bar en bar.
Le encanta pensar en las utopías que puede conseguir hacer realidad con tan sólo pequeños granitos de arena.
Cree que los niños y niñas no son el futuro, cree que son el presente, y que sin presente no hay futuro.

 

Fue inmensamente feliz cuando dijo que sí a Un llapis per Ghana y supo que se encargaría de la Revolución de los lápices y que a estos se les llamaría “armas de instrucción masiva”.

Helena Bertran

Altafulla, 1997.

Vivir entre Altafulla y Barcelona me hizo darme cuenta de dos cosas: que no puedo vivir sin el mar cerca de mí y que no entiendo la manera que tenemos de comunicarnos en las ciudades del siglo XXI. Me siento poco identificada con la sociedad de la que formo parte, y todavía más con la montaña de porquería cultural que aceptamos como nuestra desde bien pequeños, debido a una educación que no cuestionamos.

Tope con Un Lápiz Por Ghana cuando más falta me hacía creer en y con personas. Es por todo ello, que no dude en decir SÍ a la propuesta de formar parte de la Revolución de los Lápices: es la manera más dulce que tengo de acceder a la médula del mundo, la educación; facilitar una mejor a Kpando y romper (me) los estereotipos de la de aquí, desaprendiendo todo aquello que, por suerte, las personitas de Ryvanz-Mia nos impulsan a cambiar con su mirada genuina de la vida.

Gestió de comptes

clara.png
Clara Terencia

Barcelona, 1996.

Alicia Sánchez

Barcelona, 1996.

Me llamo Alicia Sánchez, tengo 22 años y soy de Barcelona. Estudio Prevención y Seguridad Integral en la Universidad Autónoma con la intención de, algún día, convertirme en policía. 
Para que entendáis mejor mi forma de ser y mi vinculación con el proyecto os dejo un fragmento de la obra "On the road", de Kerouac:

"La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde y arde, como bengalas en mitad de la noche."

Para mí Un Llapis per Ghana significa eso. Un grupo de gente loca, que tiene un sueño en común, y que no tiene miedo de hacerlo realidad.

Recogida y gestión de material

Alicia Sánchez

Barcelona, 1996.

Me llamo Alicia Sánchez, tengo 22 años y soy de Barcelona. Estudio Prevención y Seguridad Integral en la Universidad Autónoma con la intención de, algún día, convertirme en policía. 
Para que entendáis mejor mi forma de ser y mi vinculación con el proyecto os dejo un fragmento de la obra "On the road", de Kerouac:

"La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde y arde, como bengalas en mitad de la noche."

Para mí Un Llapis per Ghana significa eso. Un grupo de gente loca, que tiene un sueño en común, y que no tiene miedo de hacerlo realidad.

Redes  sociales

Share the amazing things customers are saying about your business. Double click, or click Edit Text to make it yours.

Laia Maldonado

Coma-Ruga, 1997.

En la universidad, cursar Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Historia y Antropología me ha enseñado a pensar el mundo. La Escuela Bloom me ha ayudado a afrontarlo.
Poeta, camarera y soñadora, en julio de 2017 decidí viajar a África a hacer un voluntariado.
Llegué al orfanato Ryvanz-Mia, donde me acogió una segunda familia, y hoy soy de esas personas que tiene la suerte de sentir su hogar en dos lugares distintos.
Pero a mi vuelta las manos que sostenían el lápiz con que escribo quedaron en otro continente... me quitaba el sueño pensar que no podía estar a su lado, apoyándoles para que pudiesen crecer y tener un futuro brillante.
Un llapis per Ghana ha sido la manera de estar allí cuando no estamos.


La humanidad es más fría que el invierno pero siempre habrá personas... y este proyecto está lleno de ellas.

Coordinación de voluntariado

Share the amazing things customers are saying about your business. Double click, or click Edit Text to make it yours.

Irene Bañeres

Barcelona, 1996.

Estudia Educación Primária en inglés en la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuando no estudia, trabaja de bar en bar.

Le encanta pensar en las utopías que puede conseguir hacer realidad con tan sólo pequeños granitos de arena.
Cree que los niños y niñas no son el futuro, cree que son el presente, y que sin presente no hay futuro.

Fue inmensamente feliz cuando dijo que sí a Un llapis per Ghana y supo que se encargaría de la Revolución de los lápices y que a estos se les llamaría “armas de instrucción masiva”.

Coordinación general

Share the amazing things customers are saying about your business. Double click, or click Edit Text to make it yours.

Laia Maldonado

Coma-Ruga, 1997.

En la universidad, cursar Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Historia y Antropología me ha enseñado a pensar el mundo. La Escuela Bloom me ha ayudado a afrontarlo.
Poeta, camarera y soñadora, en julio de 2017 decidí viajar a África a hacer un voluntariado.
Llegué al orfanato Ryvanz-Mia, donde me acogió una segunda familia, y hoy soy de esas personas que tiene la suerte de sentir su hogar en dos lugares distintos.
Pero a mi vuelta las manos que sostenían el lápiz con que escribo quedaron en otro continente... me quitaba el sueño pensar que no podía estar a su lado, apoyándoles para que pudiesen crecer y tener un futuro brillante.
Un llapis per Ghana ha sido la manera de estar allí cuando no estamos.


La humanidad es más fría que el invierno pero siempre habrá personas... y este proyecto está lleno de ellas.

Share the amazing things customers are saying about your business. Double click, or click Edit Text to make it yours.

Laia Maldonado

Coma-Ruga, 1997.

En la universidad, cursar Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Historia y Antropología me ha enseñado a pensar el mundo. La Escuela Bloom me ha ayudado a afrontarlo.
Poeta, camarera y soñadora, en julio de 2017 decidí viajar a África a hacer un voluntariado siguiendo un único lema: no hacer nada por inercia.
Llegué al orfanato Ryvanz-Mia, donde me acogió una segunda familia, y hoy soy de esas personas que tiene la suerte de sentir su hogar en dos lugares distintos.
Pero a mi vuelta las manos que sostenían el lápiz con que escribo quedaron en otro continente... me quitaba el sueño pensar que no podía estar a su lado, apoyándoles para que pudiesen crecer y tener un futuro brillante.
Un llapis per Ghana ha sido la manera de estar allí cuando no estamos.


La humanidad es más fría que el invierno pero siempre habrá personas... y este proyecto está lleno de ellas.